Cómo Perú deslumbró al mundo al reducir más de 50% de la pobreza en 10 años

En este comienzo de año en Perú... Una barra de pan cuesta 8 soles o US$2; el libro más vendido es Mitad monjes, mitad soldados de Pedro Salinas, una investigación periodística sobre un movimiento religioso de origen peruano, El Sodalicio de Vida Cristiana, del cual se conoce poco, pero se sospecha mucho; la teleserie "Al fondo hay sitio" sigue siendo muy popular; "La bicicleta" de Carlos Vives y Shakira se escucha por doquier; la edad promedio de sus 32 millones de habitantes es de 28 años, y un 28% de la población que estaba bajo la línea de la pobreza 2005 ya no lo está. Sí, vale la pena repetir este último punto con más detalle: en una década, Perú logró reducir en más de 50% el índice de pobreza, que pasó de afectar del 55% al 22% de la población. En los últimos 5 años, 7 millones de personas han salido de la pobreza. ¿Cómo lo hicieron? La historia empieza en los años 90, cuando el país liberó su economía como parte del programa de ajuste estructural del Banco Mundial. Abrirse a nuevos mercados le permitió a Perú beneficiarse de los precios récord de la exportación de sus minerales, particularmente a China, y atrajo inversión extranjera, con lo que pudo reducir la deuda pública y la inflación, y aumentar su ahorro nacional. Perú disfruta ahora de una de las economías de mayor crecimiento de Latinoamérica. Diego de la Torre, presidente del Pacto Mundial de la ONU en Perú, alardea de la economía de libre comercio que para él apuntala el éxito peruano. "En el pasado tuvimos enormes problemas económicos que hemos superado. Perú se está insertando en la economía global. Hemos firmando acuerdos de libre comercio, que es lo que ha reducido la pobreza". Protestas vitalesDerechos de autor de la imagenThinkstockImage captionLa apertura trajo riqueza. El dinero ciertamente llegó a raudales. Las exportaciones aumentaron de US$3.000 millones en 1990 a US$36.000 millones en 2010. Bajo el gobierno de Alberto Fujimori -quien se encuentra cumpliendo condena por crímenes de lesa humanidad- la economía se estabilizó y continuó creciendo. No obstante, la tasa de pobreza siguió subiendo, hasta 2001, cuando el impacto social del programa de ajuste se hizo evidente. Políticas, como la de austeridad severa, llevaron a recortes de presupuestos y pérdidas de empleo. La gente salió a las calles a manifestarse, entre ellos Toni Palomino de Villa El Salvador. "Desde el inicio, sabíamos que el apoyo no vendría de afuera -el agua, la luz...-. Sabíamos que tendríamos que luchar por todo. Aquí tenemos un dicho: 'Porque no tenemos nada, lo haremos todo'. Construimos un colegio, una cancha de fútbol, una comunidad local". "La Villa se involucró, porque organizamos grandes protestas frente al Palacio de Gobierno para reclamar esos servicios. Aquí tuvimos agua y luz en seis años. Otras comunidades tuvieron que esperar 10, 15 o 20 años". "No es que el gobierno muy buenamente vino a dárnoslo: fue la exigencia de la población y eso es lo que hemos logrado".
Singular Perú no es el único país en la región que ha disfrutado de booms económicos. También los ha habido en Brasil, Argentina, Chile o Uruguay. ¿Por qué enfocarse precisamente en Perú? "Perú es especial", opina Henrietta Moore, directora del Instituto para la Prosperidad Global de University College en Londres. "No se trata sólo de gastar dinero. De lo que realmente se trata es de que lograron compartir los beneficios del auge en general. Así que, mientras que la riqueza del país aumentó, la desigualdad se ha estado reduciendo y eso es lo importante", explica. "La situación de todos ha mejorado, no sólo la de los más ricos". Y no sólo eso marca la diferencia. Perú logró hacer todo esto sin hundirse bajo el peso de la seguridad social como algunas naciones desarrolladas.
"Yo no creo que para mejorar hay que gastar mucho dinero en políticas sociales", declara Jelke Boesten, del departamento de Desarrollo Internacional del King's College de Londres. "Estos programas son baratos, especialmente Juntos -US$30 al mes para 200.000 familias-, pero está muy bien dirigido, lo que lo hace tan efectivo, está muy bien administrado, de manera que es técnicamente muy inteligente". "Por eso tiene un alto impacto en la pobreza. Además, invertir en la subsistencia de la gente y en su protección social es tremendamente importante para poder avanzar", concluye. "A Europa, por ejemplo, se le olvidó que esto no es un costo sino una inversión", apunta Moore. Sin embargo, hay problemas La tasa de pobreza rural sigue siendo alta. Hay mucha gente que se ha quedado por fuera y se necesita más inversión en salud y educación. Pero gran parte de la economía de Perú es informal, lo que implica que muchos no pagan impuestos, y los impuestos son un ingrediente esencial para tener mejores servicios sanitarios y educación para consolidar a la nueva clase media peruana. Por otro lado, la corrupción es endémica. "Lo hemos vivido de cerca", dice Palomino, refiriéndose específicamente a Pensión 65, la tabla de salvación para los ancianos indigentes. "La corrupción de los beneficios que debería recibir este programa de la Municipalidad o del gobierno", que se va reduciendo a lo largo del proceso burocrático hasta que llega a las manos de los necesitados. Todo esto hace que la mejora de las condiciones de vida de las personas sea precaria. Y ahora la economía del país se está desacelerando. "¿Qué hacen los gobiernos cuando les deja de entrar tanto dinero? Imponer políticas de austeridad, que siempre resultan en desigualdad social", señala Moore. Entonces, ¿de aquí todo cuesta abajo?
"No tiene que ser así. Todo depende de qué haces cuando ya no hay tanto dinero: ¿continúas asegurándote de que se distribuya lo que hay y lo usas de una manera sensata?", dice la antropóloga social. "No importa cuál sea el nivel de crecimiento económico, un mejor acceso a la educación y a la salud, y las políticas sociales focalizadas mejoran la vida de los pobres y solidifican el crecimiento sostenido del país", concluye. Y, ¿qué opina Palomino, quien vivió el cambio en carne propia? "Es verdad que las familias han mejorado económicamente pero esta economía liberal ha hecho que las personas sean más individualistas. La gente solía pensar en la familia, en el barrio". "En lo comunitario, no somos más ricos". Fuente: Este artículo es una adaptación de la serie My Perfect Country, producida por Whistledown Productions para del Servicio Mundial de la BBC, en la que te invitan a imaginarte tu país perfecto examinando políticas que han resultado exitosas en diferentes partes del mundo.
Share on Google Plus

About InfoDataHN

Ut wisi enim ad minim veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril delenit augue duis.

0 comentarios:

Publicar un comentario